Supervisión en el coaching: ¿Cómo vencer el Efecto Mateo?

Imagen de Javier Cantera
ImprimirImprimirPDFPDF

Javier Cantera.  Socio Director BLC Human Coaching

Siempre me ha gustado el concepto del Efecto Mateo utilizado por el sociólogo Robert K. Merton en 1968 que se refiere a la perversión del valor del autor en la importancia de lo que él dice. Este efecto nos indica que la importancia y relevancia de una determinada afirmación depende del autor que la hace, cuando debería ser independiente del valor del autor (coach) de la acción específica hecha por el autor en un momento (procesos de Coaching). Como otros profesionales, el halo de excelencia que tiene el coach puede envolver de expectativas inadecuadas a la bondad de un acto profesional específico. Pero si fulanito ha hecho esto y es..., pues en Coaching pasa muy a menudo, arrogar la bondad de una intervención a la fama y prestigio del coach.

La supervisión en Coaching es la principal solución para evitar dicho efecto. La necesidad que todo coach tiene de contrastar sus enfoques, acciones y teorizaciones de sus coachings con otros colegas posibilita mitigar este pernicioso efecto.

La supervisión consiste en una prueba de realismo por tener que contar a un "par" cómo lo vemos como, lo hemos hecho y como lo pensamos hacer en un determinado caso. El efecto Mateo, o cualquier otra trampa mental en la que habitualmente caemos en el ejercicio profesional, necesita de "la piedra de toque" del realismo del consejo de un colega. Médicos, psicólogos, ingenieros, arquitectos necesitan de la supervisión como proceso para incrementar la calidad profesional de su trabajo. Más específicamente en el área de las ciencias humanas por la naturaleza estadísticas de muchas de las decisiones profesionales. Y desde Confucio se nos ha suscitado la importancia del consejo cuando decía: "Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes", no sólo hay que escuchar sino también cambiar tras el análisis del consejo.

La supervisión es un proceso de contraste que permite observar otras ideas y que enriquece tus decisiones. Pero siempre que se hace supervisión, especialmente en Coaching, hay que tener en cuenta unos consejos prácticos que facilitan el mejor funcionamiento del proceso de supervisión. Estos cinco consejos son:

1.      Elige un supervisor complementario a tu forma de ver el Coaching. Lo ideal es elegir una persona que piense, razone y tenga un punto de vista distinto a los tuyos, pues la complementariedad desde la diversidad es básica a la hora de obtener mejores resultados. Lo "clónico" solamente ratifica las ideas. Por otra parte, también hay que elegir a personas que te puedan influir, es decir, que el coach le atribuya "valor de influencia", porque este proceso facilitará la aceptación del feedback que te aporte. La supervisión no es un proceso de glorificación y de elogios del coach supervisado, sino que en ella debe destacar la sinceridad y la aportación de un punto de vista diferente.

2.      Prepárate las sesiones de supervisor, ir simplemente a contar tus experiencias con tus coachees desde la improvisación porque ya lo conoces impide una supervisión productiva. Prepara los casos ó el caso se hace pensando en un esquema sencillo, yo suelo recomendar nuestro socorrido DAFO (puntos débiles, amenazas, puntos fuertes y oportunidades) que todos conocemos. Con esta reflexión previa podemos facilitar al supervisor su labor de comprensión rápida, visualizar aportaciones y proponer soluciones rápidas. Para obtener un feedback de calidad hay que gestionar el nivel y la forma de la información que aportamos.

3.      Aceptar el feedback, lo básico no es que se convenza el supervisor de la bondad de tus decisiones. No pierdas energía justificándote y dando una imagen positiva al supervisor. No es el objetivo el deslumbrarle sino la mejora continua en nuestros procesos. El feedback es una bendición, es la principal herramienta para aprender de la experiencia diaria. Aprender de la experiencia es el principal proceso de garantía de la formación continua del coach. El feedback negativo no es peor que el positivo, sino que incluso es más eficaz para aprender ya que aprendemos más de lo que no se debe hacer que de lo que se debe hacer.

4.      Establecer cambios a realizar. Las sesiones de supervisión necesitan de una clara guía de cambios, porque el cambio se debe planificar. No vale aceptar el feedback, escuchar sin proponerte hacer el cambio. Reformular el feedback en términos de planes de actuación, es el principal éxito de una sesión de supervisión. La supervisión está orientada al cambio de actuación no al consejo. No es hacer coaching al coach sino focalizar otras posibles soluciones a los casos específicos sometidos a supervisión.

5.      Buscar datos externos que expresen el cambio. Saber apreciar la bondad de la supervisión desde la identificación de ratios de entorno que indiquen la eficacia de la intervención. Una de las principales ayudas de un proceso de supervisión es dotar de pragmatismo cualquier intervención de coaching. Y el realismo lo posibilita sabiendo que dato expresa la mejora del proceso de Coaching. Alguien externo es más objetivo para valorar el avance y la evolución del proceso de Coaching. Ya lo decía Pierre Ronsard: "Con el tiempo, el tiempo cambia". El "tempo" en el Coaching es fundamental.

En fin, la supervisión debe aporta humildad, honestidad y pasión para dar beneficios al propio coach, indirectamente a la calidad del Coaching para el coachee y, por último, a la empresa que ha contratado el proceso de Coaching. Y, sobre todo, es la mejor vacuna para evitar el efecto Mateo, que el coach se considere "lleno" de razones y sólo lo contraste con su saber hacer y se agote en el prestigio personal como la última garantía del proceso de Coaching. El Coaching es bueno per se, sin tener prejuicios que el prestigio del coach presupone la bondad de su intervención. Tomar perspectiva ya adoptar una visión de águila es fundamental en el Coaching y la supervisión no lo posibilita. Para acabar os cito la frase de un genio que siempre que vemos sus cortos no sirve para relativizar la vida, y que en su larga vida fue una persona que siempre quería contarle sus ideas a alguien, habló de Charles Chaplin, cuya frase más explícita para la supervisión del Coaching (aunque él nunca supiera que era el Coaching) es: "La vida es una tragedia cuando se mira en primer plano, pero una comedia cuando se mira a distancia". Por favor, coach utiliza la supervisión para mirar el coaching con distancia y dotar al proceso de su relativo valor. El águila desde su posición aérea ve mejor el detalle de su presa que el cazador que está detrás.

Nuevo Socrates News: